Una vida salvada, una esperanza renovada

Escrito por:
World Vision Haití
Feb 23, 2022 7:18:52 PM

"No sé si es estrés postraumático, pero mi abuela sufre actualmente una rigidez en el cuello que le causa mucho dolor. A veces, no puede soportarlo más y se desmaya. Hace muy poco, la llevaron de urgencia a un centro de salud tras perder el conocimiento. Sé que Clarisse nunca tuvo buena salud, pero desde el terremoto su situación no ha hecho más que empeorar", dice Misslove, su nieta de 19 años.

"Antes no me desmayaba por el dolor en el cuello", responde Clarisse al oír hablar a Misslove. "Cuando pierdo el conocimiento", continúa, "suele ser por el hambre. Es una especie de debilidad que se apodera de mí y me obstruye toda la vista antes de caer, concluye la octogenaria."

W150-0117-029

Clarisse es una viuda de 87 años y madre de cinco hijos. Vive en Renard, una localidad de La Plaine (Haití). Como todos los habitantes del departamento de Nippes, ella y tres de sus 16 nietos pasaron por la traumática experiencia del terremoto que sacudió duramente esta región el 14 de agosto de 2021. Afortunadamente, ella salió sana y salva, así como los niños que estaban con ella. Sin embargo, Clarisse perdió la casa que le había dejado su marido, fallecido hace más de 20 años.

"Cuando llegué a casa, la fuerza de los temblores me tiró al suelo", dice.

La noche del terremoto, Clarisse, al no tener otra opción, se había refugiado en una pequeña cocina de madera del patio. Todo el mundo pudo comprobar que durmió mal tras el terremoto. Pero, paradójicamente, esto no constituye el mayor mal para Clarisse, ni el derrumbe de su casa. Su mayor mal ha sido siempre la grave falta de alimentos.

Clarisse se alimenta mal. Ha vivido esta situación desde antes del terremoto y se ha agravado después. Sólo come cuando consigue vender de su pequeño negocio de carbón o cuando alguno de sus hijos puede ayudarla. Clarisse sabe estar hasta dos días sin tomar nada. Resistir el hambre es su cuota diaria. Y, cuando todo se pone al revés, se sumerge de repente en la inconsciencia.

"Vendo carbón vegetal. Es lo único que me mantiene en pie porque es la única forma de conseguir comer. Todo el mundo sabe que vendo carbón en casa. Vienen a comprar cuando lo necesitan. Cuando consigo vender una olla por 50 gourdes, es suficiente para mí. Cuando vendo por 100 gourdes (1 dólar estadounidense), es aún mejor. Pero, sea cual sea la eventualidad, vivo con ello. A veces me como todo el dinero que he ganado", dice, con una hermosa sonrisa. Después, si los niños no reúnen fondos para comprarme la bolsa de carbón o para poder alimentarme, me quedo sin comer nada", explica la abuela.

W150-0117-031"Antes era capaz de arar bien la tierra y por mi cuenta. Era una obligación porque entonces tenía que cuidar de mis 6 hijos. Sabía cultivar plátanos, desenterrar cultivos de taro, arrancar berros y llevarlos al mercado. Me retorcía el cuello levantando y moviendo mercancías pesadas. Pero ahora las fuerzas me han abandonado. Ya no puedo trabajar igual, por eso mi situación es tan difícil", dice Clarisse.

Tras haber sido objeto de la encuesta de evaluación de World Vision después del terremoto, Clarisse se ha beneficiado de dos distribuciones de un kit completo de alimentos que incluye arroz, guisantes, espaguetis, harina, maíz y los ingredientes necesarios para preparar la comida.

"Es la primera vez que me he beneficiado de algo desde esta catástrofe, dijo la mayor de la familia Brisson. Bendigo a World Vision. Todo el mundo me había negado ayuda cuando tenía hambre, pero World Vision pensó en mí sin que yo lo llamara. Doy las gracias. Muchas gracias a todos los que contribuyen a esta donación. Dios no los dejará sin bendiciones por este hermoso gesto", concluyó Clarisse.

Clarisse dice que ya no se cae desde que empezó a no pasar ni un solo día sin comer. Las preocupaciones causadas por la falta de comida son ahora mayores que sus dolores de cuello.

"Como arroz casi todos los días. Es mi plato favorito desde la infancia. Lo preparo yo misma. Cuando no tengo fuerzas, mis hijos o vecinos vienen a apoyarme", confiesa. 

La intervención de World Vision, mediante el uso de certificados para alimentación, ha beneficiado y fortalecido enormemente la economía local al impulsar la transacción de los pequeños comerciantes. Éstos han sido contratados para vender masivamente sus productos a los beneficiarios y obtener así mayores ingresos en un tiempo récord, mientras que en tiempos normales habrían podido venderlos a cámara lenta. Vendieron alimentos a más de 20.000 beneficiarios en los Nippes, con un beneficio de entre 300 y 500 gourdes por unidad, es decir, hasta 5 dólares estadounidenses. Una verdadera oportunidad ofrecida por World Vision a los vendedores para mejorar sus ingresos.

W150-0117-009

El caso de Clarisse sólo da una pequeña idea de la intervención global de World Vision en Baradères y Nippes en el contexto de la respuesta al terremoto. En esta situación, la organización proporciona ayuda inmediata durante la emergencia, pero trabaja al mismo tiempo en la recuperación de los beneficiarios durante un periodo más largo.

Interviene en cinco zonas, entre ellas: L'Asile, Petit-Trou des Nippes, Baradères, Saint-Louis du Sud y Cavaillon, World Vision ha apoyado, como pudo hacer con Clarisse, a más de 68.000 personas afectadas con el paquete completo de ayuda humanitaria desde que se produjo el terremoto. Distribuyó vales de comida, kits de higiene y de tratamiento de agua, REFUGIOS, artículos para dormir y cocinar, entre otros artículos no alimentarios, a casi 19.000 personas.

La organización también distribuyó kits escolares a 3.278 escolares en 29 escuelas; proporcionó apoyo psicosocial a 923 personas, incluidos 367 niños, a través de grupos de apoyo y formó cinco comités para supervisar la protección de los niños en las localidades; examinó a 2.081 niños para detectar la malnutrición a través de los centros de reunión y desparasitó a otros 39.482 a través de sus escuelas.

En cuanto a la recuperación de los más vulnerables, World Vision ha formado a 5.123 líderes infantiles a través de diversas actividades y medios de comunicación con el objetivo de llevarles a un verdadero cambio de comportamiento y a adoptar mejores prácticas, en nutrición, higiene y saneamiento.

Actualmente está construyendo 3 escuelas nacionales, cada una con 9 aulas con capacidad para 40 alumnos cada una. Además, está construyendo siete Espacios Amigables para la Infancia (EAM) de los 15 creados y equipados con bibliotecas portátiles para el juego y las actividades psicosociales que afectan a las vidas de aproximadamente 5.000 niños que aún viven con las secuelas del trauma.

Por último, está construyendo un centro de salud para reforzar los servicios de atención sanitaria a los niños de la comuna de L'Asile.

X
No te pierdas nada: